martes, 20 de julio de 2010

Billar de todo a 100


Ya que me ha invitado mi amigo Juan a escribir en la sección de anécdotas, voy a relatar una, precisamente con ambos de protagonistas.
Aquella era un tarde de primavera, calurosa pero soportable. Me dirigí como todos los días al Ateneo Mercantil, quizás algo más tarde de lo habitual, pues al poco tiempo sólo quedábamos tres jugadores en la sala. Por una parte, Enrique Peñalva, como no, entrenando sus teorías de puntos y efectos en una mesa, mientras Juan Fraile y yo, algo aburridos comenzamos a jugar nuestra partida a Tres Bandas... con cuatro bolas. Pero no conseguíamos desterrar cierta apatía, así que inventamos un reto con cerveza de por medio. Juan jugaría solo lujos y yo solo Massé, evidentemente a Tres Bandas. Parecía divertido al principio, pero ni así conseguíamos disfrutar. Por tanto, el duelo derivó hacia la exhibición en cada una de nuestras especialidades.
De todos es conocida la habilidad de Juan con los lujos, así que había que esforzarse. Al realizar un Massé, no demasiado complicado para mi sabiduría, me pareció sencillo para replicar el magnífico bricol de Juan. Así que, volví a colocar la posición. En silencio fui hacia las taqueras, tomé un taco, y mirando desafiante a Juan, canté solémnemente la jugada: "Massé a Tres Bandas con dos tacos". Espectacular ejecución empuñando simultáneamente los dos tacos y punto conseguido.
Aquel aura billarístico que contagiaba despertó el interés del Chopo, único e ilustre espectador de lo que allí acontecía. "¿Has hecho un Massé con dos tacos? No puede ser". Por más que Juan Fraile asentía, el rostro de Peñalva reflejaba cierta incredulidad, aunque a su vez, la curiosidad ante lo que se avecinaba impidió que sus largas piernas se alejaran de la mesa que definitivamente había acaparado todo el protagonismo.
Así las cosas volví a las taqueras, tomé un tercer taco, y de nuevo ritual: "Massé a Tres bandas con tres tacos". Golpe, punto y ataque de risa de Juan Fraile que se tiró en plancha sobre otra de las mesas donde se encogía como una lagartija. No me he reído más en la vida, fueron 20 minutos de ataque de risa de ambos. Y es que ver la cara del Chopo fue impagable.

Descripción técnica de la jugada

Material necesario: una mesa de gran match, un taco profesional y dos tacos de una pieza, un juego de bolas estándar, tiza y buen humor.

1.- Tiradora y bola dos amuradas en salida de 30, a siete ctm de la banda sin posibilidad de recorrido natural, para alcanzar llegada 30 de rodada. Bola tres, en llegada 30 cerca de la banda corta. 1-1.- No hace falta compensar la mesa.

2.- Jugadores con manos pequeñas abstenerse.

3.- Alinear las suelas de los tacos y tomar firmemente el mazo de mazas con verticalidad de massé (jamás piqué). Efectúa esta operación con desenvoltura para tomar confianza.

4.- Apuntar en el hueco que forman las tres suelas sobre la bola 1 en el punto deseado para generar el correspondiente arco tras el golpeo.

5.-Golpear firmemente sin efectuar juego de muñeca derecha (diestros) y sin temer por el paño... a no ser de que la mesa sea de tu propiedad. Es conveniente que el golpe no sea demasiado alargado.

6.- Cosechar los aplausos y felicitaciones.

Juan, ha sido un placer recordar ese lance de hace unos 15 años.

Fernando Requena




2 comentarios:

  1. Tremendo amigo Fernando, en mi vida me he reído tanto en una mesa de billar

    ResponderEliminar
  2. fdo ya me acuerdo de aquellos tiempos. lamento no haber estado en esos momentos, gamberros!
    siempre me acordaré de la libretita de apuntes de juan villora cuando iba a jugar con el chopo.
    un abrazo
    jv pallarés

    ResponderEliminar