viernes, 18 de noviembre de 2011

Un fin de semana en Caseta Nova

Quien no se lo pasa bien en Caseta Nova es porque no quiere. Es verdad que nuestro mundo billarístico lo acapara casi todo. Las bolas un tapete y un taco son nuestro modus vivendi. En cualquier caso,  el entorno del extraordinario club de José Javier Gimeno facilita el idilio entre el aficionado, el jugador y el acompañante.Hasta las noches festivas son cómplices de todo aquel que descubre el lugar. Un paseo, una copa y una buena conversación se convierten en ejercicio imprescindible.




En el primer fin de semana desfilaron nada menos que 86 jugadores, de los que 70 ya dijeron adiós. No obstante, el billar y en este caso, el entorno de Caseta Nova te acercan a personajes como es el caso de Antonio Cirer, hijo del mítico jugador mallorquín, y también al Presidente del Club Billar Santa Pola, Jaime Vicente Sempere. Dos cracks, que posaron con la bruja de Caseta y para la cámara de Efecto contrario.

Ni se llama Ness ni lo que se divisa es el monstruo conocido por "Nessie". Pero en Caseta Nova existe otro lago, en el que flotan tres bolas de color blanco, rojo y amarillo. Nos recuerdan que el billar está muy cerca y que acapara la decoración del entorno, tanto interior como exterior.




Visto desde cerca pudimos contemplar que el lago "cuadraba" y las bolas no paraban quietas. Igual se acercaban a un "rincón" que se "reunían" en el centro para delicia de los más pequeños.
Hablando de pequeños, no me negarán que nuestro amigo José Manuel Gómez Bravo y señora han parido una perla que, eso sí, como muestra la imagen, protestaba a su manera para que le dieran el rancho, mientras el abuelo estaba terminando una interesante partida.
Jorge Pascul y Carlos Jarque han sido compañeros tantos años que cada vez  que coinciden no esconden sus sentimientos. No importó el desigual resultado de sus partidos, el amor se impuso. La verdad es que les admiro y les quiero porque son buena gente. Eso sí, a mí pocos arrumacos.
 El restaurante tiene varias entradas, pero da igual si lo haces por delante, o por detrás, por la derecha o por la izquierda. Encontrarás esos paños colgados en la pared mostrando, una vez más que en la sala, en el jardín, en el lago o en el restaurante, las bolas están presentes en Caseta Nova
Este cenador, parasol, o como quieran llamarle, es el mismo que el mostrado arriba en la primera instantánea. Preside el jardín con inusitada elegancia incluso con luz natural. Lo raro es que José Javier no haya puesto una mesa pequeñita de billar bajo las lonas. En fin, todo se andará.
 No estamos seguros si se trata del carro robado de Manolo Escobar, ya que  la antigüedad del ánfora confunde. Muchos años, sí, pero no tantos como el famoso cantante que según las malas lenguas se inspiró en el de la muestra, el de Caseta Nova para componer la copla que le dio tanta fama
Otro de los rincones exteriores para relajarte cuando vas perdiendo y para saborearlo cuando vas ganando. El resultado en la mesa siempre es importante, aunque también lo es el hecho de encontrar un rincón para el refugio, para despejar esos problemas que nos acechan a diario.
Camino obligado entre el restaurante, las habitaciones del hotel y el salón de billar. Por aquí pasan tanto los que ganan como los que perdemos. Yo al menos lo hice con la cabeza bien alta. (no hay problema porqué ando escaso de estatura)
Queríamos hablar pero casi no pudimos. Y es que la gastronomía es otro plato fuerte de Casete Nova. Que se lo pregunten a más de uno. Estuve tres días y disfruté como un enano. La comida formidable y la exquisita atención al cliente llamaba poderosamente la atención.


Tantó llamó la atención que hasta un repóker sueco... desde Sueca, se desplazó hasta Castalla,  y por unas horas el quinteto fue protagonista en Caseta Nova, sobre todo  en el salón de billar donde coparon, desde la diestra a la siniestra cualquier punto estratégico.




Espero verlos pronto, así como a todos ustedes que compartieron conmigo un fin de semana especial. El mismo que tendremos justo en siete días. Os espero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario